3 mitos sobre los productos orgánicos

La mayoría de nosotros ha escuchado de los productos orgánicos, aquellos producidos con una agricultura sustentable. Quizá habremos oído que son más saludables, menos peligrosos y más respetuosos con el medio ambiente. Sin embargo, es probable que también hayamos escuchado que los alimentos orgánicos en realidad no tienen ninguna ventaja sobre los comerciales, o que son mucho más caros.

Nada puede estar más lejos de la realidad. Aquí te presentamos los tres principales mitos que se han construido alrededor de los productos ecológicos.

Mito 1: La comida orgánica es demasiado costosa. Sí, es cierto que en general la comida orgánica cuesta un poco más que la convencional. Sin embargo, esto es porque está producida con elementos (abonos, fertilizantes, tierra, agua, etc.) de la mejor calidad y porque en su producción se pone el mayor cuidado y empeño. Los pequeños productores, asimismo, obtienen un pago justo por sus productos, contrario a los granjeros convencionales. Se trata de una relación costo-beneficio: quien está dispuesto a pagar un poco más, recibirá beneficios mucho mayores.

Mito 2: No existe ninguna ventaja real de los orgánicos sobre los no-orgánicos. Los productos ecológicos no contienen aditivos, conservadores u otros químicos que puedan causar alergias u otras enfermedades graves, como cáncer. Quizá en cuanto al sabor no haya gran diferencia –aunque hay quienes aseguran que el sabor de los orgánicos es mucho mejor que el de los alimentos convencionales- pero numerosos estudios demuestran que su calidad nutricional es mucho más alta que la de los alimentos convencionales. Además, los productos orgánicos están certificados y su producción es vigilada y cuidada de cerca, cosa que no sucede con los otros.

Mito 3: La comida orgánica no tiene sabor. Muchas personas están tan acostumbradas a comer comidas procesadas, cargadas de saborizantes artificiales, que creen que la comida natural no debe saber a nada. Es cosa, simplemente, de acostumbrarse a los sabores frescos de temporada.

Fuente: www.organic.org

One Response

  1. fatima lopez medina 31/01/2012