Tempeh, fuente vegetal de proteínas

El Tempeh es un alimento procedente de Indonesia, hoy día consumido ampliamente por personas que llevan una dieta vegetariana o una alimentación saludable. Se obtiene a partir de la fermentación de la soya y se presenta en forma de pastel compacto. Al igual que el tofu, el tempeh está elaborado a partir de granos de soya, pero es diferente en textura y características nutricionales.

El proceso de fermentación de la soya permite que ésta retenga todas las proteínas, y que posea más fibra y vitaminas que el tofu, así como una textura más firme y un sabor más intenso. A causa de su alto valor nutricional –así como de su delicioso sabor y su versatilidad-, el tempeh se emplea internacionalmente en las dietas vegetarianas como un sustituto de carne.

El tempeh es sumamente nutritivo y contiene muchas sustancias beneficiosas para la salud, como isoflavonas y saponins. Se trata de una comida proteica vegetal que contiene todos los aminoácidos esenciales. Las isoflavonas, que quedan intactos, refuerzan los huesos, ayudan a aliviar los síntomas de la menopausia, reducen el riesgo de sufrir enfermedades coronarias y ciertos tipos cáncer.

Por si fuera poco, el tempeh mantiene toda la fibra de los frijoles y favorece el proceso digestivo debido a las enzimas creadas durante el proceso de fermentación. La fermentación de este alimento produce además agentes antibióticos naturales que aumentan la resistencia del cuerpo a infecciones intestinales.

El tempeh tiene una textura firme y un ligero sabor a hongos y nueces. Este nutritivo producto puede ser preparado de diferentes maneras. Normalmente, el tempeh se corta y fríe hasta que la superficie esté crujiente y dorada. Sin embargo, el tempeh también pueden ser usado como ingrediente en sopas, cremas de untar, ensaladas y sándwiches.

Hacer el tempeh en casa es fácil y económico. Compartimos un video que explica paso a paso cómo elaborarlo. ¡Buen provecho!