El Consejo de Seguridad Nuclear determina el cese definitivo de Garoña

Después de meses de dudas e incógnitas sobre el futuro de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), el CSN (Consejo de Seguridad Nuclear) ha pedido a Nuclenor, la compañía propietaria de la central, los documentos pertinentes para hacer definitivo el cierre de la misma. Esto sucede pocos días después de que tanto Iberdrola como Endesa, dos de las principales compañías energéticas de nuestro país, decidieran no pedir una prorrogación del tiempo de explotación de la central, quedando la decisión en manos del Gobierno, que siempre ha declinado la última palabra en el CSN.

La central nuclear de Garoña se ha visto siempre envuelta en polémicas, tanto por los lógicos problemas que puedo dar una central nuclear cerca de cualquier núcleo de población, como por los problemas de seguridad que ha tenido la central en los últimos años, destapados por activistas antinucleares como Greenpeace, quien se ha complacido enormemente de la noticia del cierre de Garoña, considerándolo “todo un triunfo para España” frente a la energía nuclear. Los ecologistas abogan porque este caso sirva de ejemplo para comprobar que la energía nuclear es un fracaso y el modelo energético debe cambiar hacía energías más limpias y renovables.

Ya en 2002 se ordenó el cierre de otra central nuclear, la de Zorita, en el que fue el primer caso de este tipo en nuestro país. Ahora, parece que la presión de activistas y la dejadez de las propias empresas han llevado a su final a Garoña, que tendrá que cerrar definitivamente en Julio del próximo 2013. Este puede ser un paso importante para que la sociedad se conciencie por fin de la necesidad de cambiar el modelo energético, de mirar hacia otro tipo de energías renovables mucho menos dañinas para el medio ambiente. La Unión Europea ya se ha puesto a ello, y esperemos que tanto en nuestro país como en el resto de Europa haya un cambio importante que acabe por desterrar a estos centros nucleares tan dañinos para el medio ambiente.

One Response

  1. Romy Edith Ocampo Rábago 24/09/2016