5 beneficios del ajo

Durante siglos, el ajo se ha utilizado como remedio casero o herramienta en la medicina natural. Es muy conocido por su propiedades y efectos beneficiosos, que pueden variar según el tipo y método de preparación: crudo, cocido, el polvo o en forma de suplemento de ajo.

Antiguamente, el ajo se utilizaba para curar heridas o eliminar parásitos y trastornos intestinales, y en las últimas décadas es más conocido por su papel en la prevención de afecciones como infecciones y enfermedades cardíacas.

¿Es el ajo realmente saludable?

Esta especia se ha utilizado como alimento y medicina durante siglos y, sí, la ciencia moderna confirma sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y reductoras del colesterol.

Una revisión publicada por la revista Integrated Blood Pressure Control (Reino Unido) sugiere que el ajo podría ser tan efectivo como los medicamentos antidepresivos convencionales.

Los investigadores creen que contiene sustancias que ensanchan los vasos sanguíneos y ayudan a reducir la presión arterial.

Composición química del ajo

El ajo contiene compuestos de azufre, enzimas y varios nutrientes que incluyen vitaminas, minerales y fibra. Además, algunos de los componentes de este bulbo culinario todavía no se conocen, por lo que podría tener más propiedades desconocidas.

Uno de los compuestos más activos del ajo es la alicina, un potente antioxidante. La alicina no está presente en el ajo entero, sino que se produce después de que el ajo crudo sea cortado o triturado mediante la catálisis de la aliina con la enzima alinasa.

Cápsulas de ajo en polvo

El ajo en polvo se elabora con dientes de ajo frescos y secos. Contiene aliina y alinasa, pero no alicina, según indica la última revisión publicada por The Journal of Nutrition (Universidad de Oxford, Reino Unido).

La química del ajo es compleja, y la calidad de sus productos derivados (ya sea ajo en polvo o cápsulas de ajo) depende del proceso de fabricación y de la materia prima utilizada.
Colesterol y problema cardíacos.

Se cree que el ajo reduce el riesgo de enfermedad cardíaca a través de varios mecanismos:

  • Disminución de la producción de colesterol
  • Reducción del colesterol en las paredes arteriales
  • Reducción de la inflamación
  • Disminución de la presión arteriales

La investigación sobre estos beneficios para la salud ha concluido algunos resultados opuestos.

Por ejemplo, un breve estudio realizado en el año 2010 por el periódico científico Lipids in Health and Disease (EE.UU.) reveló que un comprimido de ajo en polvo redujo el colesterol LDL (comúnmente llamado colesterol del malo) en 32,9mg/dl en hombres y 27,3mg/dl en mujeres.

Gastritis

La gastritis es un trastorno que involucra un revestimiento del estómago inflamado. Tiene muchas posibles causas, entre las que se encuentran el uso prolongado de medicamentos que irritan el estómago (como la aspirina o el ibuprofeno), beber demasiado alcohol o como consecuencia de una bacteria conocida como Helicobacter Pylori, causa común de úlceras estomacales.

El ajo, al igual que otros ingredientes que contienen azufre (como el brócoli, las coles de Bruselas, el repollo o la coliflor) ayuda a formar glutation, una sustancia que protege el revestimiento del estómago y previene las afecciones estomacales.

Embarazo

Según el Centro Médico Memorial Sloan Kettering (EE.UU.), en mujeres embarazadas, el ajo puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea, disminuir la presión arterial y reducir los niveles de colesterol.

Además, los últimos estudios realizados por el Centro Médico de la Universidad de Maryland (EE.UU.) afirman que el ajo podría ayudar a reducir potencialmente la fatiga durante el embarazo, además de destruir bacterias, hongos y virus dañinos.

Las propiedades antimicrobianas del ajo se ven tanto en remedios tópicos aplicados a la piel como en comprimidos o suplementos ingeridos por vía oral. Podría ayudar incluso para el tratamiento de infecciones vaginales, el síndrome de hipersensibilidad a la levadura y la candidiasis crónica.

Al igual que con cualquier otro remedio natural, se recomienda consultar con un médico antes de utilizar el ajo con fines medicinales cuando se trata de casos de embarazo o lactancia.

Eliminar toxinas

El ajo contiene altas cantidades de Vitamina C que respaldan al sistema inmunológico y el hígado. También contiene antioxidantes, que ayudan a combatir los radicales libres en el torrente sanguíneo que son responsables de algunos efectos del envejecimiento.

La sustancia aliina que contiene el ajo tiene muchas propiedades curativas que ayudan al hígado y los riñones a procesar y excretar toxinas.

Sistema inmune

Según un informe del Journal of Antimicrobial Chemotherapy (Reino Unido) el ajo cuenta con propiedades contra virus, hongos y bacterias, lo que puede ayudar a combatir y prevenir enfermedades víricas o infecciosas como, por ejemplo, a prevenir una gripe.

¿Debo tomar cápsulas de ajo?

Si bien es cierto que el ajo es un ingrediente culinario sabroso y popular, si está pensando en utilizarlo para controlar alguna afección médica (o ya toma medicamentos especializados) consulte con su médico antes de utilizarlo como suplemento o de aumentar en gran medida su ingesta. Los suplementos a base de ajo no están recomendados para personas que tomen anticoagulantes u otros medicamentos.

Leave a Reply