Productos que contienen mucha sal

Como ya hemos mencionado en este blog, la sal refinada resulta altamente dañina al organismo, sobre todo si tomamos en cuenta que ésta se encuentra en los alimentos industrializados en grandes cantidades. En México, los especialistas calculan que cada persona consume entre 10 y 12 gramos de sal cada día, el doble de la dosis máxima recomendada por la OMS.

Para evitar una sobredosis de sal, lo mejor es consumir principalmente alimentos frescos y de preferencia procedentes de una agricultura sustentable. Aquí presentamos una lista de productos comerciales que contienen sal en dosis altas, y que conviene evitar si deseamos llevar una vida saludable.

Caldos de pollo. Estos sazonadores, que se venden en polvo o en los famosos “cubitos” listos para añadirse a las sopas, están compuestos en su mayoría por sal y saborizantes artificiales. Para dar sabor a un platillo o una sopa, es mucho mejor usar sal marina, pasta miso o hierbas secas.

Snacks comerciales. Las tan populares “frituras” son una bomba de grasa, sal y transgénicos (sobre todo las hechas a base de maíz). Algunas marcas, sin embargo, ya presentan alternativas sin sal. Lo mismo ocurre con las galletitas saladas, que es posible sustituir con galletitas de maíz horneadas o galletas de trigo sin sal.

Nueces y semillas saladas. Las semillas de girasol, avellanas, pistachos, cacahuates, etc. que se venden rebosados en sal son deliciosas… pero muy poco saludables. Es mejor consumir estos productos al natural o añadirles sal marina triturada.

Quesos y embutidos. Estos productos contienen grandes cantidades de sales escondidas, sin mencionar los demás aditivos. Por ejemplo, el jamón serrano puede alcanzar hasta 2,5 gramos de sodio por cada 100 gramos, lo cual supera la recomendación de ingesta total de sodio por día. Los quesos, aderezos, margarinas y mantequillas son también grandes fuentes de sodio.

No Responses

  1. Pingback: Sopa miso –un clásico de la cocina japonesa | Organicos.eu 05/08/2011