La importancia de la agroecología sobre la salud

Se cuenta que el último gran cambio que ha sufrido la especie humana como tal, a efectos de nuestro organismo, fue adopción de un lugar determinado como hogar, el principio del sedentarismo. A partir de ese momento, la especie se adaptó a otro tipo de vida, sobre todo gracias a la agricultura. La posibilidad de hacer crecer el alimento en un mismo lugar, sin necesidad de ir a buscarlo o cazarlo, hizo que el hombre evolucionara hacia lo que es hoy en día.

Sin embargo en esos momentos los alimentos que se recolectaban eran muy diferentes a lo que son hoy en día. Y es que la agricultura se ha industrilizado demasiado en los últimos tiempos, en busca de una mayor producción a menor coste para conseguir un beneficio económico más importante, sin pensar en los problemas que eso puede acarrear en la calidad de los productos. Pesticidas, germicidas y otros productos químicos son utilizados de forma indiscriminada en los cultivos.

Esto ha provocado que en las últimas décadas, los problemas y enfermedades derivadas del peligro de estos productos crezcan de forma alarmante. Por ello se está pidiendo, desde varios sectores, una vuelta a la llamada agroecología, lo que aquí conocemos como cultivos orgánicos, es decir, crear nuestros cultivos con la única ayuda de la propia naturaleza, sin añadirles ningún producto que pueda resultar posteriormente nocivo para el ser humano. De esta forma se evitaría que estos problemas de salud siguieran creciendo en la sociedad, al menos por este punto.

En este blog vamos siguiendo la actualidad y las novedades del mercado orgánico español y latinoamericano, y podemos comprobar como el peso de este tipo de productos naturales y saludables cada vez es mayor en la sociedad. Son muchas las personas que han descubierto las bondades de los productos orgánicos, y evidentemente, quieren aprovecharlas para no tener que volver a los problemas generados por transgénicos y productos nocivos.

Y aquí un video muy interesante sobre el suelo en la agricultura ecológica:

One Response

  1. Romy Edith Ocampo Rábago 24/09/2016