Verduras orgánicas, una opción libre de agentes nocivos

La producción de vegetales y verduras adulteradas mediante diversos productos para hacerlas más grandes o más vistosas se ha convertido en uno de los problemas más graves para la alimentación de las personas. Ni siquiera aquellos vegetarianos que piensan que están a salvo de ingerir alimentos adulterados pueden ya estar seguros del todo. Y es que, como en todo negocio, los agricultores también quieren tener los mejores productos, los más grandes, vistosos y los que antes puedan vender, por lo que se sirven de productos de dudosa salubridad para convertir sus vegetales en alimentos llamativos.

Según un estudio reciente, se han encontrado 30 tipos de tóxicos en alimentos “sanos” como la lechuga, el tomate o el pepino, solo  en la Unión Europea. Esto es a causa de que esos alimentos no han sido cultivados de forma orgánica y natural, sino con herbicidas y pesticidas en cantidades preocupantes, que pueden provocar enfermedades graves en los seres humanos, no de por si, pero si por la acumulación de tóxicos de estos alimentos.

De hecho, parece que hay un aumento de las enfermedades relacionadas con la ingesta de tóxicos en estos alimentos presuntamente naturales, algo que debe preocuparnos. Desde las asociaciones de salud y buena alimentación nos proponen no exponernos tanto a este tipo de alimentos y buscar alternativas como los orgánicos, que han sido cultivados sin ningún tipo de agente adicional, para mantener sus provechos propiedades intactas.

Desde aquí siempre estamos a favor de este tipo de alimentos, puesto que son los realmente sanos para las personas. Hay que conocer muy bien el origen de cada aliento que compramos, sino queremos llevarnos desagradables sorpresas. Tal vez no supongan un envenenamiento rápido de nuestro organismo, pero está claro que la acumulación de estos tóxicos nos puede provocar enfermedades graves a la larga, y eso es algo que todos queremos evitar.