Ante la deforestación, ¿qué hacer?

La tala indiscriminada de árboles, práctica generalizada en estos tiempos, es una de las principales causas del cambio climático. Ya sea para producir muebles a partir de maderas preciosas, crear tierras de pastoreo, construir viviendas o para cualquier otra actividad humana, la destrucción de bosques se lleva a cabo día con día de manera alarmante. De acuerdo con un informe emitido por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), las tasas globales de deforestación en zonas tropicales alcanzan las 14.8 millones de hectáreas al año. Por supuesto, esta actividad rompe con el delicado equilibrio ecológico.

Algunas consecuencias de la deforestación son:

  • Destrucción del hábitat de millones de especies y, por consiguiente, pérdida de biodiversidad.
  • Los bosques absorben dióxido de carbono (CO2) y lo regresan al ambiente como oxígeno. Al destruirse los bosques, se destruye una fuente importante de esta sustancia vital, y aumentan los niveles de CO2,  responsable del efecto invernadero.
  • Se produce un cambio en los suelos, que altera directamente el clima del lugar. Al retener menos humedad, se provocan sequías.
  • Se deja sin abastecimiento a millones de comunidades rurales, que obtienen del bosque alimentos, madera, forrajes, fibras y fertilizantes orgánicos.
  • Se producen inundaciones; cuando llueve en el bosque, las hojas retienen el agua y permiten que ésta gotee lentamente sobre el suelo. Sin árboles, la lluvia cae fuertemente sobre el suelo desprotegido, y se forman corrientes.

¿Cómo podemos hacer frente a esta situación?

Adopt an Acre es una campaña promovida por la asociación internacional Nature Conservancy, a través de la cual se puede “adoptar” un pedazo de tierra en partes vulnerables del planeta. Esta instancia ha rescatado 600 mil hectáreas a través de donaciones desde 1991. Quienes deseen ayudar pueden empezar por dar clic en este link: http://adopt.nature.org.