Beneficios de los frutos rojos

Estos pequeños frutos silvestres son un regalo de la naturaleza. Su inconfundible sabor los convierte en todo un lujo para el paladar y, al mismo tiempo, en medicina para el cuerpo. De sabor ácido y dulce, son una excelente fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes. Aportan vitaminas A, C y E, indispensables para el correcto funcionamiento del organismo.

Además contienen antocianidina, pigmentación que les otorga su color característico, y que se asocia a la pérdida de peso al impedir que el colesterol se adhiera a las arterias.

Purificación interna

Los frutos rojos también tienen un poderoso efecto desintoxicante: liberan toxinas del organismo, purificando especialmente el riñón, el hígado y el intestino. Asimismo, combaten la retención de agua y previenen la sensación de pesadez tras una comida condimentada, pues mejoran la digestión.

Cada uno de estos frutos aporta beneficios específicos al cuerpo:

  • Arándanos: previenen infecciones de las vías urinarias y disminuyen el colesterol. Son ricos en vitamina C y hierro.
  • Cerezas: evitan el riesgo de sufrir enfermedades cerebrales.
  • Frambuesas: estimulan el sistema nervioso.
  • Fresas: ayudan a disminuir las bacterias bucales. Aportan hierro, ácido fólico y salicílico, vitamina C y, en menor proporción, A y E.
  • Zarzamoras: sus encimas mejoran la digestión. Son fuente de vitamina C y E y benefician la circulación.

La mejor parte de estos nutritivos frutos: es sumamente fácil añadirlos a la dieta, pues van bien con prácticamente todo. Pueden comerse en postres, ensaladas, batidos o salsas, o simplemente solos. Es importante asegurarnos de que provengan de una agricultura ecológica, pues de lo contrario ingeriremos una buena dosis de químicos que dañarán nuestra salud. Hay que tener presente que las fresas y las moras azules se encuentran entre los diez primeros lugares de la lista de “La docena sucia”, elaborada por El Grupo de Trabajo Ambiental (EWG), razón de peso para consumirlas orgánicas.