Cal Valls

Desde 1978, la empresa familiar Cal Valls embala productos biológicos procedentes de sus tierras que luego vende en conservas. Esta empresa se dedica pues a la producción de jugos y de conservas de frutas y verduras que previamente han sido cultivadas ecológicamente. La empresa se encuentra situada en Vilanova de Bellpuig, en la región de Lérida, Cataluña.

Autor: jarmoluk-Pixabay

Autor: jarmoluk-Pixabay

Cal Valls se dedica a la agricultura ecológica desde sus principios. En realidad, la fábrica está destinada no tanto a la venta de productos frescos, sino a la comercialización de conservas. Todas ellas están elaboradas al estilo tradicional y artesanal, con un máximo respeto hacia el medioambiente.

La fábrica de conservas biológicas Cal Valls está dividida en tres etapas diferentes:

1. El cultivo biológico de tomates, pimientos, patatas, cebollas, trigo, etc.

2. La transformación de estos productos y la puesta en conserva, así como zumos de diferentes tipos.

3. La venta y distribución de sus productos.

Todos los productos que se presentan en el mercado tienen la confianza de ser ecológicos en su elaboración, tanto los propios como los que adquieren de estros productores. Para ello, se requiere en todo momento un certificado de producción y elaboración de agricultura ecológica.

Los zumos Cal Valls se envasan en cristal, y a lo largo de la cadena de producción de cualquiera de sus productos, se respeta el método artesanal, garantizando así su máxima calidad.

Los residuos orgánicos producidos en la elaboración de las conservas se reutilizan como compost para abonar las tierras de producción.

La empresa Cal Vall presenta una amplia gama de alimentos en conservas, más de 50, y su distribución se centra especialmente en España, aunque también los comercializa en cerca de 10 países diferentes.

No cabe duda de que Cal Vall es una marca de referencia dentro del mundo de la agricultura biológica, por eso sus productos son garantía de calidad y de elaboración artesanal.