Ciudades costeras tendrán que abandonarse por el cambio climático

Todos hemos escuchado hablar más de una vez del “cambio climático”. Unos hablan de él como si se tratase del fin del mundo, otros lo desdeñan. Lo que no puede negarse es que se trata de algo real que ya está cambiando las vidas de las personas (pensemos en los agricultores, por ejemplo, en las sequías e inundaciones). Otra realidad es que se trata de un problema progresivo y que, a la larga, afectará aún más las vidas de las personas.

De acuerdo con un comunicado reciente de la ONU, sectores enteros de ciudades ubicadas junto al mar tendrán que ser evacuadas en un futuro debido a las consecuencias del cambio climático. Joan Clos, director ejecutivo de ONU-Hábitat, afirmó que el cambio climático generará un aumento importante del nivel del mar, provocando inundaciones en estas ciudades.

El Reporte global sobre asentamientos humanos 2011: Ciudades y cambio climático de ONU-Hábitat señala que el aumento del nivel del mar entre 2030 y 2050 impactará severamente a varias ciudades del mundo, como algunas de las ubicadas en el delta del río Nilo: Alejandría, Rosetta, Damietta y Puerto Saíd. Ciudades costeras como Copenhague y comunidades costeras pequeñas en el Pacífico Sur también resultarán afectadas.

Por esta razón, las poblaciones de estas zonas se verán orilladas a poblar territorios más alejados del mar. Clos declaró que la humanidad tendrá entonces que adaptarse, construir nuevos espacios para vivir: “Estamos ante un reto cultural importantísimo”.

Sin embargo, pidió evitar las visiones catastróficas que muestran las películas de desastres que están de moda. Más bien, esta situación podría convertirse en una oportunidad para idear un nuevo modelo de ciudad sustentable, amigable con el medio ambiente. Una ciudad que cuenta con una buena red de transporte urbano, espacios para bicicletas, fuentes de energía no contaminantes, edificios ecológicos; una ciudad donde sus habitantes puedan moverse a pie.

Quizá sea momento de reflexionar y de idear nuevos espacios para vivir que se encuentren en armonía con la naturaleza.