Hidroponía: la nueva forma de cultivar

En años recientes se ha puesto de moda una nueva modalidad de la agricultura: la hidroponía o agricultura hidropónica. Ésta consiste en cultivar plantas y vegetales usando soluciones minerales disueltas en agua en lugar de tierra.

La palabra hidroponía proviene del griego; hydros = agua y ponos = trabajo. Con este método de cultivo, las raíces absorben una solución preparada de sales minerales, necesaria para que la planta crezca y se desarrolle de manera óptima.

La hidroponía puede aplicarse a cualquier tipo de plantas, ya sean destinadas al consumo humano (como hortalizas) o simplemente decorativas. Se trata de una forma sencilla, limpia y de bajo costo para producir vegetales de rápido crecimiento, ricos en elementos nutritivos.

Así que este método de cultivo tiene muchas ventajas:

  • Permite cultivar en interiores (balcones, terrazas, patios, etc.)
  • Requiere menor espacio (pueden realizarse instalaciones superpuestas para multiplicar aún más el espacio)
  • El período de cultivo es más corto que en la agricultura tradicional, pues las raíces se encuentran en contacto directo con los nutrientes, logrando un crecimiento extraordinario de tallos, hojas y frutos
  • Requiere menor mano de obra, pues no es necesario trabajar la tierra (remover el suelo, efectuar transplantes, limpiar los cultivos, etc.)
  • No existe el problema de la erosión del suelo, como en cultivos tradicionales
  • Y, por supuesto, una de las mayores ventajas: no es necesario aplicar fertilizantes, por lo que los vegetales producidos son 100% orgánicos

La mezcla de nutrientes puede adquirirse directamente de una marca comercial responsable; puede tener dos presentaciones: en polvo o gránulos o en líquido concentrado. También pueden desarrollarse fórmulas propias, pero para comenzar se recomienda acudir a mezclas ya elaboradas.

Este video explica un poco más en qué consiste la hidroponía: