Consejos sobre alimentación para cuidar nuestro corazón

Los problemas cardiovasculares, tales como arritmias, infartos o ataques al corazón, son una de las principales causas de mortandad en los países desarrollados actualmente. Esto ya nos debe poner sobre aviso de que debemos cuidar nuestro corazón para que esté lo más sano posible, y así evitar que estos problemas se den.

Y una de las mejores formas es cuidar nuestra propia alimentación, que es un pilar fundamental para que todo nuestro organismo se mantenga sano, y también nuestro corazón, como uno de los órganos más importantes.

Vale la pena tener en cuenta varios consejos a la hora de llevar una alimentación sana y equilibrada, que nos ayudará también a fortalecer nuestro corazón y “ahuyentar” estos problemas:

  • Sustituir los alimentos refinados y tratados por otros integrales, mucho más sanos y con menos componentes artificiales. Estos alimentos pueden ser el arroz, el pan, la avena o el trigo.
  • Reducir todo lo que se pueda el consumo de sal, sobre todo en alimentos procesados, ya que este exceso de sal es muy perjudicial para nuestro corazón.
  • Consumir más legumbres y frutos secos, que favorecen indudablemente la salud cardiovascular.
  • Tomar frutas y verduras a diario es algo fundamental para que nuestro corazón vaya como un reloj sin el más mínimo problema, además de beneficiar también al resto de nuestro organismo.
  • Si queremos consumir lácteos, mejor que sean desnatados. Estos tienen mucha menos sal y grasa que los lácteos normales, y nos ayudarán a mantener la dieta equilibrada que buscamos.
  • No abusar de los huevos, porque como ya sabemos, pueden subir demasiado nuestro colesterol, que no es más que obstruir nuestras arterías, pudiendo provocarnos problemas cardiovasculares.
  • Restringir todo lo posible las bebidas azucaradas y alcohólicas de nuestra alimentación, ya que el exceso de azúcar tampoco es conveniente para el fin que buscamos, y el alcohol es tremendamente perjudicial para nuestro organismo.

Estos simples consejos nos ayudarán a tener una vida más sana, y unidos al imprescindible ejercicio, dejaremos de preocuparnos por nuestros problemas de corazón, que pasarán a ser cosa del pasado.

One Response

  1. Romy Edith Ocampo Rábago 24/09/2016