Sopa miso –un clásico de la cocina japonesa

Hoy día, pocas sopas y cremas se elaboran a partir de ingredientes naturales. Sin embargo, quienes están interesados en llevar una alimentación saludable buscan alternativas a los caldos procesados saturados de sal. Como ya hemos mencionado, el miso, sobre todo si procede de un cultivo ecológico, es un alimento sumamente beneficioso para la salud, además de delicioso. Aquí compartimos la receta de la clásica sopa miso japonesa, ampliamente recomendada por la dieta macrobiótica.

Ingredientes:

Agua

Pasta miso, de preferencia orgánica

Tofu de consistencia firme cortado en cubitos

Alga marina wakame

Cebollines

Hongos shiitake (opcional, se encuentran en tiendas de productos orientales)

Preparación:

1. Se pone a hervir en una olla la cantidad deseada de agua. En un plato hondo, se ponen a remojar las algas marinas en agua a temperatura ambiente. Si se van a utilizar hongos shiitake, se hidratan en este mismo plato junto con las algas.

2. Cuando hierva el agua, se baja el fuego y se toma un poco en una taza. En ésta se disuelven de 3 a 4 cucharadas de miso y se añaden al resto del agua. Se agrega miso de esta  forma hasta que el caldo tenga el sabor deseado. No hay que añadir sal, pues el miso ya la contiene. El caldo con el miso nunca debe hervir, deberá mantenerse a fuego bajo.

3. Una vez que las algas ya se han abierto y los hongos están suaves, al cabo de aproximadamente 15 minutos, se añaden al caldo. Se agrega también el tofu en cubos y los rabos de los cebollines cortados en rebanadas pequeñas.

La sopa miso se sirve tradicionalmente en pequeños platos negros y con cucharas hondas. Estos utensilios se pueden encontrar en tiendas japonesas. Se trata de una sopa muy nutritiva, cargada de proteínas y minerales procedentes del miso, las algas marinas, los hongos y el tofu.