Para calmar los antojos


De vez en cuando, todas las personas sienten deseos de comer algo poco nutritivo (léase: helados, frituras, pasteles, chocolates y un largo etcétera). Sin embargo, no todas ellas saben cómo controlar dichos anhelos, y muchas terminan por sufrir problemas serios de salud al consumir constantemente este tipo de comida. Ingerir productos chatarra puede generar desórdenes alimenticios y obesidad, entre otros males, sin contar los sentimientos de culpa y vergüenza.

Un estudio llevado a cabo por dos psicólogas (Eva Kemps y Marika Tiggemann) de la Universidad Flinders, en Australia, concluyó que alejar tales antojos “insanos” no es tan difícil como muchos creen. De hecho, es bastante fácil, basta ser imaginativo. Ellas aseguran que para hacer frente a tales episodios conviene imaginar de manera vívida alguna experiencia u objeto; por ejemplo, el olor del eucalipto, el rostro de una persona, con todos sus rasgos, el sonido relajante de una fuente o la sensación del viento fresco sobre la piel. ¿El resultado? Concentrarse en los detalles de aquello imaginado permite distraer de manera efectiva la atención de lo ansiado. Vaya que, cuando se trata de proteger al cuerpo, el poder de la mente es grande…

Posts relacionados:

Tips para llevar una dieta balanceada

El arte del buen comer