El arte del buen comer (continuación)

Más sugerencias para llevar una alimentación saludable:

  • Evitar freír (demasiada grasa), asar (lo mismo) o hervir los alimentos (los nutrientes se quedan en el agua). Preferir cocinar en la parrilla, el horno o bien sofreír (utilizar muy poco aceite).
  • Comer al menos tres horas antes de acostarse. Esto ayudará a dormir mejor y a adelgazar. Una buena hora para cenar es las 20:00.
  • No tomar demasiada agua durante las comidas. Beber demasiado mientras se come hace que los alimentos se eliminen más rápido, no permitiendo al cuerpo absorber todos los nutrientes.
  • Comer fruta sola. No combinarla con otros alimentos, pues sus azúcares se fermentan en el aparato digestivo.
  • Sustituir la carne por pescado. Éste, además de tener menos grasa, está repleto de vitaminas y minerales. Además contiene omega 3, que elimina el colesterol y transporta oxígeno en la sangre.
  • Preferir queso de cabra. Es más fácil de digerir que el de vaca, ya que sus proteínas y moléculas grasas están finamente divididas. Los tipo gourmet son los mejores, pues son más naturales y artesanales ya que han sido producidos a menor escala.
  • Consumir carbohidratos complejos en lugar de simples. Elegir siempre cereales integrales, como arroz, pan, copos de avena y trigo. Proporcionan energía durante todo el día.
  • Añadir picante a los platillos. El chile, indispensable en la dieta mexicana, contiene capsaicina, que favorece la digestión, combate los resfriados y reduce la presión sanguínea. También eleva la temperatura del cuerpo.
  • Aprender a diferenciar entre grasas saturadas (dañinas) e insaturadas (beneficiosas). Las primeras incluyen productos derivados de la leche, repostería, carne de cerdo, carne de res y productos fritos; las segundas aceite de oliva virgen, de sésamo, de girasol, aguacate, salmón, almendras y nueces.