Crema de cebolla con sal marina

Muchas recetas para preparar sopas y cremas llevan como ingrediente base caldo de pollo en cuadritos u otras bases industriales para sopa. Los cuadritos de caldo de pollo, tan utilizados en los hogares mexicanos, o de otro sabor suelen estar compuestos en su mayoría por sal refinada, saborizantes artificiales y otros aditivos, como potenciadores de sabor.

Como ya hemos mencionado, tanto la sal como estos aditivos son bastante nocivos para la salud. Lo mismo sucede con las sopas de lata o las instantáneas: sus componentes son todo menos naturales. Para llevar una alimentación saludable, conviene evitarlos, cocinar y aderezar las sopas con otros métodos menos dañinos. Lo ideal es que todos los vegetales y lácteos que se utilicen en su preparación provengan de una agricultura ecológica.

Aquí, una deliciosa y nutritiva receta de crema de cebolla francesa sin caldo de pollo.

5 cebollas grandes cortadas en rebanadas finas

2 cucharadas de mantequilla de rancho/ aceite de ajonjolí u olivo

1 cucharada de harina integral

6 tazas de agua purificada

1 taza de yogur sin azúcar

Sal marina

Especias (eneldo, albahaca; cualquier hierba de olor)

Se sofríen las cebollas en la mantequilla hasta que estén blandas, alrededor de 15 minutos. Se les agrega la harina y se empanizan bien.

Se añade el agua y se deja cocer la mezcla por 30 minutos. Después se retira del fuego, se le añade el yogur y se licua. Se regresa al cazo y se deja hervir.

Se apaga una vez que hierve; se sazona con sal marina en grano y con hierbas de olor. En lugar de sal marina puede usarse miso, una pasta de soya fermentada que se vende en tiendas japonesas.

Por último, se agrega al plato servido una rebanada de pan baguette horneado con aceite de oliva y ajo y un poco de queso rallado. ¡Listo!

Fotografía: cortesía de nuchylee.