Pasta Miso: saborizante nutritivo

El miso es una pasta elaborada a partir de granos de soya fermentados con sal marina y en ocasiones con otros cereales. Se utiliza ampliamente en la cocina japonesa para condimentar una popular sopa, la “sopa miso”, apreciada por su sabor y sus propiedades medicinales. A partir de los años 70, el miso fue dado a conocer en Occidente mediante la dieta Macrobiótica y desde entonces se ha convertido en un aliado inseparable de quienes llevan una alimentación saludable.

El miso favorece el equilibrio de la flora intestinal, por lo que mejora las funciones intestinales en general (acidez, estreñimiento, inflamación, gases, etc.).

Además contiene ácido linoleico y lecitina de soya, sustancias que previenen las enfermedades cardiovasculares, pues disminuyen los niveles de colesterol en la sangre y evitan el endurecimiento de los vasos sanguíneos.

Asimismo, contiene isoflavonas, sustancias que favorecen el equilibrio hormonal de la mujer, por lo que es muy recomendado para combatir los síntomas de la menopausia (sofocaciones, osteoporosis).

Este ingrediente oriental también tiene un poderoso efecto antioxidante que favorece la eliminación de radicales libres, además de ser un buen alcalinizante ya que aporta gran cantidad de minerales y elimina la acidez del organismo. Por último, el miso es una gran fuente de proteínas, aminoácidos esenciales y vitaminas del grupo A, B, E y ácido fólico.

Hay muchas variedades de miso: el Hatcho, de sabor salado, que contiene mayor nivel de proteínas, el Komé, a base de soja y arroz blanco, de sabor más dulzón, el Genmai, hecho a base de soja y arroz integral y el Mugí, hecho con soja y cebada.

Puede encontrarse en tiendas naturistas, hecho a base de granos orgánicos, o en una tienda de productos orientales en vasos de plástico o cristal. Para condimentar una sopa, basta sacar un poco de agua caliente de la olla y disolver de dos a tres cucharadas de miso en el vaso, y regresar la mezcla a la olla. No hay que añadir sal. Nunca hay que dejar hervir el miso, pues pierde sus propiedades.

No Responses

  1. Pingback: Sopa miso –un clásico de la cocina japonesa | Organicos.eu 05/08/2011
  2. Pingback: Caldo de verduras casero | Organicos.eu 11/08/2011