Ensalada con flores y frutos orgánicos

Hace ya algún tiempo hablamos en este blog de las flores comestibles orgánicas, una excelente opción para añadir colorido a nuestros platillos frescos o a los postres. Dijimos que en algunos lugares del mundo (como Irán o México), las flores constituyen un ingrediente básico en las recetas locales. Las recetas persas incluyen dulces elaborados a base de rosas o extracto de violeta y trozos de pistache.

Últimamente, con el auge de la cocina naturista, se han retomado las flores silvestres para ser utilizadas en los platillos. Así, podemos encontrar deliciosas y frescas ensaladas elaboradas a base de hojas tiernas de lechuga, flores frescas y frutos de temporada, y tal vez algunas nueces, quesos y frutas deshidratadas. Las combinaciones son tan variadas como nuestra imaginación lo permita. Sólo hay que recordar que un platillo con colores llamativos despertará sin duda nuestro apetito.

Es importante, sin embargo, recalcar que las flores destinadas a consumo humano deben ser cien por ciento orgánicas, es decir, no haber sido rociadas con pesticidas ni otros productos químicos. No debemos ir a la floristería a comprar un ramo de rosas o jazmines para poner en nuestra ensalada; estas flores deberán proceder ya sea de nuestro jardín (qué mejor momento para empezar nuestro propio jardín orgánico) o de una tienda que ofrezca flores comestibles.

Aquí compartimos la receta de una deliciosa ensalada de flores silvestres, llena de vida y sabor. Para prepararla, necesitaremos diferentes variedades de flores, como caléndulas, capuchina, amapolas y rosa silvestre, rúcola y flor de rúcola. Además, utilizaremos un chorro de aceite de oliva extra virgen, 3 cucharadas de miel, el zumo de dos limones colado, una pizca de sal y pimienta molida.

Colocamos los ingredientes en un plato hondo y aderezamos al momento de servir con una vinagreta ligera preparada a base de zumo de limón, miel, aceite de oliva virgen, pizca de sal y pimienta molida, batida con varillas hasta emulsionar. Podemos agregar si deseamos algunas fresas, moras, rodajas de manzana u otra fruta que nos apetezca, además de queso de cabra si lo deseamos. Con esta ensalada consentimos a nuestro paladar, cuidamos nuestra salud y al medio ambiente. ¡Buen provecho!